PIEL DE TORO

PIEL DE TORO

Nuestros orígenes se remonta a la gran influencia de los Romanos y por extensión a los Griegos. Siempre he sido un apasionado de la mitología Greco-Romana. Y me apetecía mucho hacer mi propia interpretación del Minotauro, el toro del rey Minos.

La leyenda cuenta que un joven rey Minos le pidió ayuda al dios Poseidón para que su gente lo respetara como el nuevo rey, este le regaló un toro blanco para que lo sacrificara en su honor y así le ayudaría, pero el joven rey lo escondió y se lo guardo. Poseidón, enfurecido echó una maldición sobre la mujer del joven rey Minos, la ninfa Pasífae, e hizo que esta se enamorara locamente del toro blanco, engendrando más tarde un hijo mitad hombre mitad toro. La bestia cada vez se volvía más incontrolable y no podía dejar de comer carne humana, de tal manera que el rey no tuvo más remedio que encerrarlo en un laberinto en la ciudad de Cnosos en la isla de Creta. Como sacrificio, siete hombres y otras siete mujeres eran llevados al laberinto, donde vagaban perdidos hasta ser encontrados por el Minotauro, para ser el alimento de la bestia, hasta que la vida de este terminó en manos del héroe Teseo.