UN MUNDO FELIZ: ANUNNAKIS

ANUNNAKI

ANUNNAKIS

¿CREÉIS EN LA EVOLUCIÓN?

Si creer, no es más que otra creencia, un dogma de fe, que hay que creer en el sin cuestionarlo. Otro cuento de hadas como cualquier religión. Como la teoría del “Big Bang”, que no es más que otra hipótesis imposible de demostrar.

Cuando en 1859 Charles Darwin escribió su teoría del “origen de las especies” ya comentó que en su época no habían los suficientes medios para estudiarlo y que no existían especies en transición de evolución en aquel momento, pero que con el paso de los años se tendría que ver alguna. Pues bien, han pasado más de cien años, y no se conoce ninguna especie que haya evolucionado o que de síntomas de un cambio.
ANUNNAKI-DET
Y NOSOTROS…¿DE DONDE HEMOS SALIDO?
¿de los primates? según estudios genéticos nos separan un 1% de diferencias con nuestros primos más cercanos, pero ese 1% significan millones de cadenas de ADN que nos diferencian de ellos. Ese 1% viene dado por nuestro numero de cromosomas, en los primates ( y en todos los homínidos) son 48 cromosomas, mientras que los humanos tenemos dos menos (46 cromosomas). De ahí vienen diferencias tan grandes como nuestra capacidad del habla, acumulaciones de grasa bajo nuestro tejido ( muy común en animales adaptados a los medios acuáticos), que seamos la única especie animal en la que el pelo no para de crecer, somos débiles, somos los animales peor preparados para nuestro entorno… somos muy extraños, con 2 cromosomas menos parecemos más evolucionados. Y lo más extraño es el misterio de nuestro cromosoma nº2, más largo que el resto y según el profesor genetista Kenneth Miller este parece haber sido modificado a medida.
ANUNNAKI-DET2
SOMOS INGENIERÍA GENÉTICA
En unas conocidas tablas sumerias ( cerca del 2100 A.C.) se hablaba de unos “dioses” reptilianos, los Anunnakis, en aquella época cualquier ser aparecido del cielo sería considerado como dioses al no tener otra explicación. Pues bien, en estas tablas, escribieron y describieron como estos seres trabajaban en laboratorios para crear una nueva especie a la que dominar y que trabajaran para ellos como esclavos. Fusionaron su ADN con el de unos primates, y así nació la nueva especie, el Homo Sapiens.
La ciencia nunca ha podido encontrar el eslabón perdido, ese gran salto entre Homo Neandertal  y nosotros y es que todo apunta a que nos manipularon y nos hicieron a medida.